Senos naturales danzando al ritmo del amor

0 views
0%

Cuando un cuerpo femenino es delgado y tiene unos buenos senos naturales, éstos lucen de forma especial. Quedan resaltados, muy por encima de otros encantos que pueda tenga la chica. Esto es lo que le pasa a nuestra morena protagonista.

Aunque, como estas tetas naturales, todavía no he visto nada.

En una sencilla habitación de hotel, ella comienza quitándose su tanga rojo y mostrando un atractivo pubis velludo. Lleva su largo cabello lacio en cola de caballo.

Cuando la chica se echa en la cama sus tetas quedan ligeramente aplastadas, lo que es una prueba indudable de que son naturales. Porque, cuando son operadas, conservan la forma en cualquier posición, y esto es extraño y antinatural.

Su compañero, que está grabando el vídeo, le manosea las tetas burdamente (se ve que tiene bastante hambre de sexo). Los pezones son oscuros y la chica parece filipina. Se la ve profesional, pero bastante desganada.

En 2:17 y siguientes, tenemos la mejor imagen de la perfección de sus tetas, para, a continuación comenzar con una felación que dura bastante: el lleva el pene completamente depilado y él insiste en manosear sus tetas gordas mientras se la chupa: como es natural, tiene una buena fijación en ellas.

Animado por sus senos naturales, pasan a la acción

Sobre 6:30 él le introduce el pene en la vagina. Ella está echada sobre la cama con las piernas levantadas y la penetración es lenta y sabrosa. Aunque, después empiezan a subir el ritmo, aunque he visto polvos mejores.

Para finalizar vemos una penetración con ella a cuatro patas, donde tenemos un primer plano fantástico de sus senos naturales danzando al ritmo del amor y su peculiar cola de caballo azotándole la cara.

En resumen, creo que se podría haber sacado más partido a la situación: demasiados tópicos sexuales. Y el sexo es para explorar y descubrir nuevas sensaciones. Aunque el vídeo es digno de figurar en nuestro museo por la delgadez de la chica que resalta sus impresionantes tetas naturales.

Te puede interesar: Cuando los grandes senos no están reñidos con la tersura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *